• dgodoy67

Jugador a nuestro favor

Updated: Jun 23

Las personas buscan una vivienda asequible donde se pueda vivir con seguridad, paz y dignidad. Existe una creciente demanda en la Ciudad de Guatemala de proyectos inmobiliarios que ofrezcan vivienda prioritaria y accesible. Los MUVIS (módulos urbanos de vivienda integrada) han tenido auge en los últimos años. El problema está en que no existe la suficiente oferta para la demanda que está teniendo este sector, lo que presenta una oportunidad para los desarrolladores.


Desarrollar proyectos de este tipo no es tarea fácil, es un desafío de costos, diseño, etc. pero no es imposible. Es claro que lo que se busca es que los costos sean lo más bajo posibles, pero manteniendo buena calidad para brindar un hogar digno, cómodo y a un precio accesible. Ahora, una variable que juega a favor de las desarrolladoras que buscan llevar a cabo estos proyectos: la Ley de Interés Preferencial. Esta ley fue propuesta hace 15 años pero es hasta ahorita que se aprobó. Lo que busca es facilitar el acceso a la vivienda ya que más del 50% de la población está desatendida, es decir, existe un déficit habitacional en el país, principalmente para el segmento C y D. La manera en la que la LIP (Ley de Interés Preferencial) funciona es que el gobierno subsidia un porcentaje de la tasa de referencia (tasa de referencia = 6% al mes de mayo de 2022). Del mes 1 al 48 subsidia un 40%, del mes 49 al 84 un 30% y del 85 en adelante ya no se aplica el descuento. Pero lo que esto facilita es que el ingreso requerido para aplicar a un endeudamiento sea menor, por lo que las familias con ingresos de un salario mínimo pueden llegar a aplicar a una vivienda de Q250,000.



La ley de interés preferencial supone bastantes ventajas para el país. Primero, facilita el acceso a la vivienda. Segundo, crea una importante generación de empleos. Y tercero, contribuye al crecimiento del PIB debido a que promueve el aumento de construcción, vivienda, empleos, etc. Aunque claro, la LIP no es la solución para la vivienda del país, sí es un jugador a nuestro favor.


Nadie quiere sacar al mercado un proyecto donde sí existe demanda por parte de los clientes, pero estos no llegan a pagar la cuota. Entonces, sí hay demanda pero no capacidad de pago. Con la LIP se permite que el porcentaje de personas con capacidad sea mayor. En otras palabras, la demanda y el interés ya existía, la ley solo crea el mecanismo para que la adquisición sea una realidad.



Daniela Godoy

Marketing Research Analyst

81 views0 comments

Recent Posts

See All